Según un estudio de Otovo y Fundación Renovables

El mantra de ‘quien tiene un tejado tiene un tesoro’ cobra cada día más fuerza. Según un informe de la Fundación Renovables en colaboración con OTOVO, un marketplace de origen noruego en este sector, el 47% de los municipios españoles de más de 10.000 habitantes ofrece bonificaciones en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) para las instalaciones de autoconsumo.

Eso quiere decir que un total de 364 municipios que representan un 67% de la población residente en los 759 municipios analizados (25.245.297 habitantes). Este es el resultado de la actualización del informe publicado en junio de 2020 en el que se evaluaban los diferentes incentivos y deducciones fiscales en las normativas locales de los municipios españoles de más de 10.000 habitantes.

Con el fin de favorecer, apoyar y promover la instalación de sistemas de autoconsumo fotovoltaico, se han actualizado las bonificaciones fiscales que existen en la actualidad sobre el IBI y el Impuesto sobre Instalaciones, Construcciones y Obras (ICIO) hasta la fecha de publicación del informe.

También se han analizado los municipios que ofrecen ambas bonificaciones de manera simultánea, resultando que solo lo hacen 258 municipios, un 34% del total de municipios, lo que afecta a un 54% del total de la población española estudiada (20.394.726 habitantes). Por otro lado, 223 municipios no ofrecen ninguna bonificación, el 29% del total.

El informe señala que algunos ayuntamientos tienen condiciones administrativas o técnicas tan restrictivas y poco coherentes para la obtención de la bonificación, sobre todo en el caso del IBI, que hacen sumamente complicado el acceso a ellas.

 

Impacto positivo

De manera complementaria, el análisis económico realizado ejemplifica el impacto positivo y la gran relevancia que supone la bonificación en el IBI para la disminución del periodo simple de retorno de la instalación.

Bajo la hipótesis teórica planteada, en tres ubicaciones y escenarios distintos (Gijón, Toledo y Murcia), se ha analizado el periodo simple de retorno obtenido sin bonificaciones y con una bonificación del 25% y del 50% en el IBI durante los primeros 5 años, siendo esta última la más habitual.

Entre las localidades analizadas en el supuesto, la que tiene un mayor impacto, puesto que el periodo simple de retorno de la inversión de la instalación puede reducirse hasta 3 años y 6 meses, es la ubicada en el norte de España (Gijón) y 2 años y 10 meses en el caso de Toledo para la misma instalación y bonificación sobre el IBI.

Por lo tanto, donde menor irradiación solar existe, más necesarias son este tipo de bonificaciones para rebajar el periodo de retorno simple de la inversión.

 

Variables económicas

Este análisis es un breve supuesto expositivo de los beneficios, teniendo en cuenta tanto las variables económicas como las posibles variaciones de precio de la electricidad a lo largo de los años.

Sin embargo, muestra, con claridad, la gran influencia que tiene la bonificación en el IBI en el tiempo de recuperación de la inversión en una instalación de autoconsumo. 

Iñigo Amoribieta, CEO de Otovo, ha señalado que “se demuestra que muchos Ayuntamientos están apostando por el autoconsumo con ayudas económicas, pero desde el sector consideramos que es tan importante una tramitación sencilla desde el municipio como el apoyo y exigencia desde la Administración central para que distribuidoras y comercializadoras cumplan plazos a la hora de tramitar compensación de excedentes”.

“Si queremos hacer del autoconsumo una industria sostenible y viable este apoyo es tanto o más importante que la ayuda económica”.

Por su parte, Raquel Paule, directora general de la Fundación Renovables, incide en que “los ayuntamientos deben de empezar a comprender el potencial que tiene la política fiscal, con este tipo de bonificaciones, en el empoderamiento de la ciudadanía gracias al autoconsumo”.

“La instalación de placas fotovoltaicas en todos los tejados de nuestros edificios es la verdadera revolución de la transición energética. Nuestras ciudades tienen una dependen energética del exterior casi total y la única forma de revertir esto es mediante el autoconsumo que además nos ofrece la gran oportunidad de adentrarnos como ciudadanía en el sistema energético”.

“Llenar el campo de grandes plantas no conlleva asociados los mismos beneficios para las personas que instalar unos paneles y empezar a ser un agente activo y central del nuevo sistema eléctrico distribuido. Por ello, seguimos reclamando objetivos sectorizados de autoconsumo en la futura Estrategia Nacional de Autoconsumo”.